lunes, 7 de febrero de 2011

El instrumento que no se toca

Hace unos años construí (masomenos) un theremin; el instrumento que se toca sin tocarlo. Pese a no poder tocar absolutamente nada con él, ya que es un instrumento extremadamente difícil de aprender, y sobre todo cuando no tenés un gran talento musical, tengo una extraña fascinación por este instrumento. No es nada raro: una vez que lo ves querés uno.


Si bien en todos lados dicen que el funcionamiento del theremin es sencillo, la verdad es que yo sólo lo entiendo por haber cursado física 3 (electromagnetismo) en la facultad. No por nada lo inventó un físico: Lev Serguéievich Termen, conocido también como León Theremin.


El diseño tradicional del theremin consiste en una caja con dos barillas a modo de antenas: una recta y vertical y una horizontal y en forma de bucle. Dichas antenas generan alrededor de ellas un campo electromagnético de muy débil intensidad y de frecuencia bien definida. Al aproximar la mano, que es un conductor eléctrico, a la antena vertical la configuración del campo cambia modificando la capacitancia de la antena y, por lo tanto, modificando la frecuencia de la corriente alterna generada en el instrumento. En consecuencia, tanto más cerca esté la mano de esta antena, tanto más agudo será el sonido. El funcionamiento de la antena horizontal es el mismo, sólo que su configuración circular hace que en lugar de variar la frecuencia de la corriente varíe su intensidad y, por ende, el volumen. Así, cuando se acerca la mano a la antena horizontal el volumen de la nota disminuye (y puede anularse), mientras que aumenta al alejarla.


Con seguridad has escuchado al theremin muchas veces, ya que fue muy usado en las películas de ciencia ficción y de terror de las décadas del '40 y del '50.


 Como ya he dicho, es un instrumento muy difícil de tocar bien. Más que nada porque cualquier movimiento involuntario puede alterar el sonido del instrumento. Un buen thereminista debe mantener la cabeza quieta y debe ser capaz de controlar con precisión el movimiento de sus brazos y manos. De no ser así el aparato producirá sonidos más bien graciosos cuando esa puede no ser la idea. Dudo que yo alguna vez sea lo suficientemente disciplinado para tocarlo como se debe.

Si querés construir tu propio theremin, sólo tenés que buscar en youtube videos explicativos como el siguiente, en el que se muestra cómo armar uno usando tres radios viejas.


1 comentario:

  1. Gracias twitter descubrí una curiosa e interesante web, neokitsch.com, que se autodefine como "the online mualti-art centre". En particular, hay un post bastante interesante en donde se puede apreciar el sónido del theremin y ver un video filmado en 1905 que contiene efectos bastante modernos. Está en inglés, pero se entiende perfectamente y vale la pena:

    http://www.neokitsch.com/2010/08/surreal-music-and-the-magic-of-georges-melies/

    ResponderEliminar